La falta continua de saliva en la boca
puede deberse a una afección seria.

La sequedad bucal o boca seca, es, como su nombre indica esa sensación que se produce cuando no producimos la saliva suficiente como para mantener la boca húmeda.

La saliva tiene múltiples funciones como son proteger los dientes contra la caries, ayudar a digerir los alimentos, facilitar la masticación y deglución de los mismos y controlar la flora bacteriana de la boca.

Tener la boca seca durante un corto espacio de tiempo es normal en ciertas situaciones como por ejemplo situaciones de estrés, nervios o tensión. Pero padecer este problema la mayor parte del tiempo, puede traernos serios problemas de salud o indicarnos la existencia de alguna afección médica de origen sistémico.

> ¿Qué signos y síntomas tienen la sequedad bucal?

  • Sensación de sequedad o "boca pastosa".
  • Sensación de quemazón o ardor en la lengua.
  • Dificultad para masticar y/o tragar.
  • Capacidad del gusto alterada o disminuida constantemente.
  • Labios agrietados o partidos.
  • Aparición de aftas bucales.
  • Mal aliento frecuente.

> ¿Qué causa la sequedad bucal?

Existen muchas razones por la que las glándulas salivales podrían no estar funcionando correctamente:

  • Efectos secundarios de algunos medicamentos.
  • Enfermedades sistémicas: Diabetes, síndrome de Sjögren, parkinson, etc.
  • Radioterapia y quimioterapia empleadas en el tratamiento del cáncer.
  • Menopausia.
  • Tabaquismo.

> ¿Qué puedo hacer si tengo sequedad bucal?

La única forma que existe de curar la sequedad bucal es tratar su causa.

Si la sequedad se produce como efecto secundario e algún medicamento, tu médico debe sustituirlo por otro o disminuir la dosis siempre que sea posible.

Si la causa de la sequedad no puede eliminarse, puedes utilizar sustitutos de la saliva llamados humedecedores bucales y enjuagues o colutorios especialmente destinados a aliviar los síntomas de este problema.

Pero sea cual sea la causa que te provoque la sequedad, procura mantener la boca hidratada constantemente bebiendo pequeñas cantidades de agua, mastica chicles sin azúcar para estimular el flujo salival, no fumes ni bebas en exceso bebidas alcohólicas y evita alimentos salados o picantes.