Cepillarse los dientes es importante
pero no es lo único a tener en cuenta.

> Cuidado dental diario

Para conseguir un óptimo cuidado de tu boca es importantísimo adquirir unos hábitos regulares que creen de nuestra higiene dental diaria una rutina, puesto que la placa bacteriana se acumula sobre los dientes de forma continua.

Ten en cuenta que una higiene bucal no es completa, sin la correcta limpieza de otras estructuras que forman parte de la boca, además de los dientes, como las encías y la lengua. Es por eso que no sólo hablamos de higiene dental, sino buco-dental.

  • Cepíllate los dientes 3 veces al día, durante al menos 3 minutos. Un cepillado correcto consiste en realizar movimientos cortos, suaves y elípticos, sin olvidar la línea de las encías.
  • Utiliza un dentífrico con flúor para fortalecer tus dientes y prevenir la aparición de caries.
  • No olvides cepillarte la lengua o utiliza un limpiador lingual.
  • Acuérdate de masajear suavemente las encías con movimientos circulares del cepillo para estimular la circulación y fortalecerlas.
  • Para completar tu higiene dental, utiliza seda dental o cepillos interproximales por lo menos una vez al día para limpiar las superficies laterales de los dientes, donde el cepillo no puede llegar.
  • Para terminar, enjuágate la boca con algún colutorio para conseguir un aliento fresco y proteger tu boca frente a las bacterias.
  • Si comes fuera de casa y no puedes cepillar tus dientes, recurre a chicles sin azúcar para aumentar así la salivación y disminuir en nivel de acidez que se produce en la boca después de las comidas.
  • Cambia el cepillo de dientes cada 3 meses.
  • Haz una dieta sana, variada y equilibrada.
  • Acude al dentista por lo menos una vez al año. Las revisiones frecuentes son el fruto para prevenir posibles problemas o detectarlos en sus fases iniciales.