Intervenciones y extracciones rápidas,
reduciendo el dolor al mínimo.

La cirugía oral se encarga de tratar las patologías que requieran intervención quirúrgica de los dientes, maxilares o tejidos blandos de la boca.

Afortunadamente, hoy en día contamos con técnicas poco invasivas o aparatosas que dejan atrás la idea de intervenciones dolorosas e incómodas. Este no debe ser el motivo de dudar acerca de las recomendaciones de someterse a una cirugía, sino las posibles consecuencias de no hacerlo teniendo en cuenta tu caso particular.

En Odóntica realizamos los tratamientos de cirugía oral más frecuentes.

> Muelas del juicio

Los cordales o muelas del juicio se encuentran presentes en la mayoría de personas, aunque en ocasiones no llegan a formarse. Cuando estos molares no erupcionan del todo o se quedan incluidos en el hueso, pueden llegar a ser la causa de infecciones crónicas de la zona, dolor, o caries en la muela anterior debido al empaquetamiento de alimentos.

En estos casos en los que las muelas del juicio están incorrectamente ubicadas en la boca, está siempre indicada su extracción.

> Extracciones

Cuando el daño que ha sufrido la pieza dental es irrecuperable, y como última opción, se lleva a cabo su extracción, que es una intervención indolora y con las mínimas molestias posteriores.

> Dientes incluidos

Es relativamente frecuente que los caninos, normalmente superiores, se queden incluidos en el maxilar y no erupcionen. En estos casos, el ortodoncista será quien nos indique si es necesaria su extracción quirúrgica o bien realizar una pequeña exposición del diente para colocarle un bracket y poder traccionar de él hasta llevarlo a su posición.

> Frenectomías

La presencia un frenillo potente entre los incisivos superiores puede impedir el correcto cierre del espacio existente entre estos dientes al erupcionar. Aunque es menos frecuente, la existencia de un frenillo corto en la lengua, puede impedir una correcta movilidad lingual.

En estos casos, mediante una sencilla intervención de poca duración, se elimina quirúrgicamente el frenillo.

> Apicectomías

Esta técnica se realiza en dientes que aun estando correctamente endodonciados, siguen produciendo dolor o la infección que tienen alrededor de su raíz no disminuye ni remite.

En estos casos, se accede al ápice del diente mediante una pequeña ventana para limpiar la infección, se corta una pequeña parte de la raíz y después se sella el conducto radicular con un material adecuado.

> Cirugía preprotésica

En ocasiones es necesario realizar alguna intervención previa a la colocación de una prótesis, que consisten en el acondicionamiento de la encía o del hueso para facilitar una correcta adaptación de la prótesis. También podemos incluir en este tipo de cirugías la colocación de injertos de hueso para la posterior colocación de implantes dentales como por ejemplo la elevación del seno maxilar superior.