El bruxismo es un acto inconsciente
que desgasta la superficie de los dientes.

El bruxismo es el hábito que consiste en apretar y rechinar los dientes unos contra otros. Por lo general es un hábito inconsciente, ya que lo hacemos mientras estamos durmiendo.

El bruxismo provoca por tanto que las superficies de los dientes se vayan desgastando con el paso del tiempo, perdiendo su anatomía original, de tal forma que éstos se van haciendo cada vez más pequeños y planos. Además, el bruxismo puede ocasionar otros síntomas como dolor en los músculos faciales cuando nos despertamos, sensibilidad dental, dientes astillados, prótesis dentales desgastadas o problemas en la articulación mandibular.

> ¿Qué causa el bruxismo?

Actualmente no conocemos la causa exacta que provoca el bruxismo, aunque parece ser que el estrés es la causa principal.


> ¿Qué puedo hacer si tengo bruxismo?

El tratamiento del bruxismo consiste en confeccionar una férula de descarga. La férula de descarga es una pequeña prótesis, generalmente superior, elaborada a medida de tus dientes que se debe colocar todos los días antes de dormir. Con ello, evitaremos que los dientes choquen unos contra otros evitando así su desgaste, redistribuiremos las fuerzas de la masticación y también nos servirá para relajar la musculatura facial y proteger la articulación mandibular.

Además de la férula, en ocasiones pueden ser necesarios leves ajustes mediante nuevas restauraciones y prótesis, tallado selectivo de algunos dientes o incluso pequeños tratamientos de ortodoncia para conseguir una nueva oclusión más estable y duradera.